La canción de la tierra

Tabacalera, Madrid, 2016

La canción de la tierra fue una mirada sobre el estado actual del planeta contada a través del cobre, la sal, el agua y la electricidad.

El cobre
Metal de apariencia cálida y rojiza es el mejor conductor de electricidad que se conoce. El 65% de la producción mundial se utiliza para la electricidad.
España tiene en la provincia de Huelva, uno de los yacimientos más ricos y de más larga historia. Río Tinto fue en los albores del siglo XX la mina a cielo abierto más grande del mundo, en 1907 empleaba a más de 16.000 obreros. El cráter de Corta Atalaya, al lado de Río Tinto, es el testimonio más espectacular de la segunda revolución industrial.

El agua
Es el elemento que permite la vida. Es junto con los combustibles fósiles el recurso estratégico por excelencia.
En la pieza Tajo, Tajuña, Alagón, Jarama queda reflejada la cuenca hidrográfica del Tajo de la que forman parte los ríos de la Comunidad de Madrid: Manzanares, Jarama, Henares y Guadarrama.
En la sala Cuenca del Tajo 1 y 2 se puede apreciar de forma gráfica el entramado del río y sus afluentes y en la sala adyacente los embalses existentes en su territorio, los años de su construcción y la utilización de sus aguas.

La sal
En la antigüedad permitía la conservación de la carne y del pescado, de ahí su enorme importancia.
En ella tiene su origen la palabra salario.
Su nombre está presente en numerosas ciudades y su tráfico ha dibujado una extensa red de caminos.
En España se produce la sal sobre todo en lugares próximos al mar.
Las fotos expuestas fueron tomadas en las salinas de Torrevieja en 1984 donde se aprovechó la existencia de dos lagunas.
La pieza Salario forma una especie de “alfombra” rítmica de pequeñas montañas de sal sobre la que cuelgan ramas de olivo con parafina que aluden al proceso de la cristalización.

La electricidad
Omnipresente e insustituible en nuestro mundo digital e industrializado, en la pieza Campo de baterías muestra la manera más sencilla en la que puede ser producida. Los materiales son cobre + magnesio + un electrolito que, en este caso es agua + sal, unos cables que establecen el circuito y unos leds que se iluminan con la corriente producida.
En esta exposición representa la pieza central que ha de recordar al visitante que la tierra no es más que una gran pila, recargada a través de la fotosíntesis a lo largo de millones de años. Batería que en los últimos 200 años hemos ido descargando a un ritmo frenético sin que existan sustitutos o reservas.