La mano de Lineo

BohĂĽslan, 1996

La escultura «La mano de Lineo» es un proyecto para un lugar determinado en Bohuslän entre Hunnebostrand y Ulebergshamn. Combina el uso de bloques de granito encontrados en las canteras abandonadas de la región, con cinco recipientes de hormigón que recogen el agua de lluvia, para formar el contorno de una mano. La plantación de cinco árboles, uno en el extremo de cada «dedo» y uno en la entrada del recinto, completan el conjunto.
Inaugurado en 1996, la obra rinde homenaje al botánico Lineo, conmemorando los 250 años de su viaje a este parte de Suecia y hace referencia a la sorprendente presencia de restos prehistóricos de la zona. Cinco letras de granito debajo del agua, una en cada recipiente, forman el apellido de Lineo y están rodeadas por un círculo de letras más pequeñas que se refieren a un alfabeto prehistórico, el alfabeto de los árboles, que comienza BETH, LUIS, NION, SAILLE, FEARN.
Lo obra quiere crear una marca en el paisaje, un lugar de ocio, que, a través del aspecto cambiante de los recipientes, los árboles y las piedras, refleja el cambio de las estaciones del año.