Mundo, Seco, Benamor, Amarga

Sala de las VerĂłnicas, Murcia, 2009

En el amplio espacio de la iglesia desacralizada de las Verónicas se colgaron a diferentes alturas 35 fresqueras que en su interior llevaban los nombres de cada uno de los afluentes del río Segura. Las letras escritas en alambre de hierro, pintadas con pintura fluorescente, mediante un tubo de luz negra se volvieron luminosas, llenando así el espacio con una nube de puntos luminosos. En el ábside, un espacio de 15 m de altura, se proyectó el vídeo Mil veces sin importarle el tiempo…, video en el que imágenes de un río y una gran cascada se sobreponen a relatos relacionados con la experiencia del agua.